CEMUSA: Qué es arrow Noticias arrow Externas arrow 04-06-2015 informaciones de las secretarías de Mujer e Igualdad de CCOO
04-06-2015 informaciones de las secretarías de Mujer e Igualdad de CCOO Imprimir E-Mail

04-06-2015 informaciones de las secretarías de Mujer e Igualdad de CCOO

. Illes Balears. El 18 de juny, sessió informativa sobre "Dones, ocupació, condicions de treball i salut"

 112. UNA MIRADA DE  Género.  El suelo pegajoso del desempleo de las mujeres

Imaginen un mapa del Estado español en que las 17 CCAA, las 2 ciudades autónomas, las 50 provincias, están todas del mismo color. Los datos proporcionados este martes por el Ministerio de Empleo sobre paro registrado en mayo, traducido a mapa de género, dejan ver esta geografía monocolor. Revelan la insoportable cifra de 4,2 millones de personas en el paro registrado. El número de mujeres registradas como desempleadas supera en más de 350 mil al de hombres: 1.931.160 hombres desempleados y  2.283.871 mujeres desempleadas. Sin una excepción, hay más desempleadas que desempleados en todas las CCAA y todas las provincias. Es el mapa donde el paro registrado femenino supera al masculino. Algo sucede con la contratación de mujeres que la autoridad laboral y los poderes públicos deben investigar. En CCOO trabajamos allí donde estamos por erradicar cualquier  Discriminación en acceso y condiciones laborales. Y el AENC nos va a permitir potenciar el papel de las medidas y planes de igualdad como correctores de desigualdades laborales a través de la negociación colectiva.

Ya lo hemos denunciado anteriormente, cada vez que se publican los datos de paro registrado y contratación. Algo pasa con el desempleo femenino, que no sólo no se reduce a un ritmo equiparable al masculino, sino que la diferencia es sustancial. La contratación de mujeres es la mitad o la tercera parte de la de hombres. Los datos de mayo dejan estas evidencias: el desempleo masculino baja 73.244 (-3,65%) y el femenino se reduce en 44.741 (-1,92%) en relación al mes de abril. La mitad. Si lo comparamos con mayo de 2014, el paro masculino baja en 257.182 (-11,75%) personas y el femenino se reduce en 100.172 (-4,20%). Cerca de la tercera parte.

A pesar de que no partimos de posiciones similares. Hay 12 puntos de brecha de género en la actividad laboral, a la que están incorporados el 80% de los hombres y el 68% de mujeres, es decir, casi 1,7 millones de mujeres menos que hombres. Si partiéramos de porcentajes similares,  si no hubiera ningún obstáculo de partida, la cifra del paro femenino llegaría a los 4 millones.

Lo que no menciona el Informe del Ministerio es que, pasito a pasito, se cronifica la feminización del paro registrado, que va en aumento en términos mensuales. En enero las mujeres eran el 52,8% del paro registrado, en febrero eran el  53,1%, en marzo, el 53,3%, en abril el 53,7% y ahora en mayo el 54,2%. Y en términos anuales: las mujeres eran el 50,8% del paro registrado en mayo de 2013, el 51,7% en mayo del 2014 y son ya el 54,2% en mayo de 2015.

Desempleo, precariedad laboral, discriminaciones laborales y pobreza van de la mano y afectan especialmente a las mujeres, como documenta la revista trimestral del Gabinete Económico de CCOOEnclave de economía. Crecen las desigualdades. Desigualdad, pobreza y salarios (1), de la que extractamos un epígrafe fundamental (2) que señala que las mujeres tienen un mayor riesgo de pobreza entre las personas asalariadas porque los factores que están detrás de los salarios más bajos afectan de forma especial a las mujeres. Son las mujeres las que más sufren el contrato parcial, principal causa de los bajos salarios, además de otras formas de precariedad laboral. Y en los sectores más feminizados del sector privado es donde se concentran los salarios más bajos en las comparaciones sectoriales El resultado es un mayor riesgo de pobreza laboral: el 9,2 % de las mujeres que trabajaba por cuenta ajena estaba en esta situación frente al 7,5 % de los hombres. Es decir, 1 de cada 10 mujeres asalariadas es pobre.

Desde CCOO defendemos que construir una sociedad de iguales, con las mismas oportunidades, sin discriminación, es una tarea común. Pero corresponde a los poderes públicos, según mandato constitucional, remover los obstáculos que impiden hacer efectiva esta igualdad. No queremos una igualdad en diferido. La igualdad de oportunidades y de trato entre mujeres y hombres es un derecho, no un privilegio. Por eso debe investigarse qué ocurre en un Estado en el que, con casi 2 millones menos de mujeres activas que de hombres activos, la cifra de desempleadas supera en todas las CCAA a la de desempleados. CCOO instamos a las autoridades laborales a que vigilen para que porque no se produzca ninguna discriminación en el acceso y permanencia de las mujeres en el empleo, como es su obligación. Que vigilen y sancionen en lo que corresponda.

Desde CCOO valoramos la oportunidad que se abre con el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) porque permitirá retomar de nuevo como un tema central de la negociación colectiva las medidas y planes de igualdad, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2007 de igualdad efectiva de mujeres y hombres que insta a las empresas a la negociación de planes y medidas de igualdad en las empresas en el marco de la negociación colectiva, para eliminar las discriminaciones laborales por razón de  Sexo que aún siguen existiendo, se an acceso, promoción, salarios, etc., como los datos evidencian de forma irrebatible.

 Secretaría Confederal de Mujer e Igualdad de CCOO, 5 junio 2015.

Más info:

(1) Crecen las desigualdades. Desigualdad, pobreza y salarios. 

Gabinete Económico  de CCOO

 Carlos Martín Urriza, Luis Zarapuz Puertas, José Manuel Lago Peñas

Revista Enclave de Economía, nº2. Mayo 2015

http://www.ccoo.es/csccoo/Informacion:Publicaciones:Periodicas:Publicaciones_de_Secretarias_Confederales:142683--EnClave_de_Economia

(2) “Las mujeres tienen un mayor riesgo de pobreza entre las personas asalariadas

En el análisis de las variables que caracterizarán la situación de riesgo de pobreza también tiene su lugar las diferencias de género porque el riesgo de estar por debajo del umbral de la pobreza es más alto entre las mujeres que trabajan por cuenta ajena.

En realidad no es una sorpresa porque los factores que están detrás de los salarios más bajos afectan de forma especial a las mujeres.

Son las mujeres las que más sufren el contrato parcial – principal causa de los bajos salarios –, además de otras fórmulas de precariedad laboral. Además en los sectores más feminizados del sector privado es donde se concentran los salarios más bajos en las comparaciones sectoriales

El resultado es un mayor riesgo de pobreza laboral: el 9,2 % de las mujeres trabajaba por cuenta ajena estaba en esta situación frente al 7,5 % de los hombres.

Una diferencia relevante pero que está muy por debajo de las diferencias salariales que hay entre hombres y mujeres. La concentración entre las mujeres de los factores que tiran hacia abajo de las retribuciones – parcialidad, temporalidad, rotaciones, diferencias sectoriales – deberían traducirse en un mayor riesgo de pobreza cuando se compara con la mediana de ingresos del conjunto de los asalariados, porque ésta incluye, obviamente, los salarios tanto de los hombres como de las mujeres.

Un análisis individualizado de los ingresos colocaría a las mujeres en una situación mucho peor que la que refleja la tasa de riesgo de pobreza. Por citar una fuente estadística y un registro, la encuesta de estructura salarial del INE de 2012 estima que las mujeres cobran un 24 % menos que los hombres y los ingresos declarados a Hacienda en el IRPF en ese mismo año sitúan la diferencia en el 23 %.

En ausencia de más datos la hipótesis más probable que explicaría que estas diferencias salariales tan elevadas no se trasladen a una diferencia similar en tasa de riesgo de pobreza es que ésta última se estima teniendo en cuenta los ingresos conjuntos del hogar y, por lo tanto, no es un indicador individualizado sino que agrupa todas las rentas.

En este sentido hay que señalar que esta forma de medir la pobreza laboral distorsiona en parte la realidad, porque muchas mujeres cobran salarios que no les permitirían tener una vida independiente – y que están, de hecho, por debajo de los umbrales de pobreza – pero eso queda escondido al utilizar como unidad de referencia las rentas conjuntas del hogar.

Transformando estas variables en los trazos que dibujarían el retrato robot de la pobreza laboral nos encontraríamos de entrada con una persona desempleada y sin prestaciones, pero en el caso de que tenga empleo este sería por cuenta ajena, posiblemente mujer y que si trabaja por cuenta ajena lo hace de forma precaria, con un contrato temporal y, sobre todo, con una jornada parcial, que sufre de una elevada rotación laboral que hace que lleve menos de un año en su puesto de trabajo, que además es joven y aún con una trayectoria laboral inestable”.
 
< Anterior   Siguiente >

En caso de dificultad, rogamos contacte con nosotros. cemusa@usal.es

Acceso

En colaboración con

Advertisement
Fundacion General Universidad de Salamanca

Agenda

« < Septiembre 2017 > »
L M X J V S D
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

Vídeos